Nube # 608


El pasillo era largo, algunas puertas no muy nuevas y el irremisible olor a hospital. Jeanette y yo estábamos esperando a que saliera,
pero antes que el salió un doctor. Se dirigió a nosotros y nos dijo que habían terminado ya con el procedimiento. El medico dijo podría ser cáncer, pero que se debían hacer mas estudios.


El ya tenia la certeza; se le notaba en la voz, solo que prudentemente advertía de investigar mas sobre las dolencias de mi papá. Yo solo tome aire y puse cara de que todo se iba a arreglar.

Nadie quiere estar en ese inevitable momento cuando las cosas y situaciones cambian de valor de un minuto a otro. Todos queremos amar, todos queremos perdonar… solo que no es hasta que la vida te arroja un pinche barril en la jeta cuando cambiamos nuestro sistema de valoración. Cuando sabes que hay la posibilidad de no volver a ver a alguien nunca más. Cuando esa posibilidad  circula, aunque la ahuyentes, aunque le des de manotazos y le digas que se vaya a mingar a su chadre,  cual vil zopilote espera el momento para llegar… y terminar de desayunarte.

La posibilidad de perdida es como un ninja, es silencioso te ronda y acecha. Sabes que pueden existir pero no te preparas para hacerle frente. De hecho, ninguna preparación seria suficiente por que no se trata de pelear contra ella sino de solo fluir. Si te le pones a los madrazos seguramente la posibilidad-ninja te va partir la maceta.

Y es aquí cuando yo debería escribir que la vida es re-te-bo-ni-ta, que les digas a las personas cercanas que las quieres y demás rollo prefabricado. Pero no; la neta yo no estoy para dar consejos de ese tipo, soy completamente inadecuado para ello. Lo que si pongo en la mesa, es que es buena idea ser consciente que algún día vas a tener que cambiar el valor que le das a tu casa a tu trabajo y a tu familia. Cuando los balances que habías logrado en tu vida se caen o dejan de tener importancia  sientes como el corazón se te voltea. Y como humanos; preferimos tener las emociones preparadas y en orden para evitar sobresaltos y agruras. Nos urgimos a nosotros mismos por encontrar un nuevo balance. Para encontrar nuevas métricas y estamparselas a nuestro mundo de inmediato.

Cuando realmente se comprende y experimenta el cambio de valores las distancias  y el tiempo cambian en perspectiva, el valor del dinero se mueve y no es raro que esto suceda dramáticamente. Puede ser que nos guste mucho o no, eso es irrelevante;  pero la gente expira, la gente que amamos algún día solo va a dejar su recuerdo. Y vas a necesitar consuelo. Quizá lo encuentres en la religión, en tu pareja o en tus hijos, quizá lo encuentres embotellado.

Al final del día, el hecho será que el corazón ya no se sentirá igual nunca más. Solo se tiene una oportunidad para estar listo y estar en paz. Aunque sea por egoísmo es prudente ordenar y limpiar las emociones con la gente que tenemos más cerca. Si no se hace por la persona; entonces por ti que te quedas. La persona va a estar brincando de nubecita en nubecita arpa en mano. Pero tu te podrías quedar respirando el mismo aire y pisando la tierra con un dolor tamaño estadio.

O puedes generar un cambio de perspectiva y abrir la ventana para que las situaciones y desencuentros personales se aireen, para que les de un poquito de sol y hacer tus días mas sencillos. Cambiar el panorama de la muerte antes de que te roce,  es una ventaja leve sobre lo inevitable.

Menos de seis meses mas tarde; en mi mano sentí su ultimo latido. Y aunque el vacío es permanente, el recuerdo es mucho más fuerte. Y para mi; mi papá solo se cambio de su casa a una nube.


Anuncios

2 comentarios en “Nube # 608

  1. Hola amigo, por un momento sentí que estabas hablando de mi experiencia con mi madre, fue cuando estábamos en la Universidad (no sé si estabas ahí todavía), pero creo que la mayoría hemos perdido algún ser querido en la vida, o mejor dicho, hemos tenido que ¨Despedirnos¨ de ellos por un tiempo indefinido y efectivamente el dolor es de ¨tamaño estadio¨ pero Dios y el tiempo (en mi caso) me han ayudado a sobre ponerme y aceptarlo, aunque como dices, el corazón nunca vuelve a ser el mismo, siempre queda en el fondo ese hueco que deja la persona amada pero ésto es parte de la vida e inevitable.
    Me parece que debemos aprovechar el tiempo que tengamos con los que quedan aún con nosotros demostrándoles el amor que sentimos hacia ellos sin esperar nada porque tarde o temprano vamos a tener que despedirnos de ellos también.
    Saludos! 🙂

  2. Veo que escribiste esto el dia de mi cumpleanos, y solo 3 dias despues de habernos visto este ano. Despues de 25 anos de conocernos (con pequenas pausas sin vernos), veo que ahora mas que nunca tenemos mucho en comun. Echale ganas. Un abrazo..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s